Almuerzo popular valenciano

Costumbres valencianas El Almuerzo Popular o Esmorzaret

El buen valencian@, es un animal de costumbres y como tal, empieza el día almorzando como un campeón/a, pues es la comida más importante del día para él/ella, excepto los domingos, los domingos la comida más importante no podría ser otra más que la paella en familia o con amigos. A l@s que les toca trabajar, primero lo hacen un rato y después, al lío.

El que puede, trabajador/a o no, sobre las 9-10h de la mañana acude al bar al que suele ir todos los días y allí se reúne con su cuadrilla habitual o con los compañeros de trabajo. Va a ese bar, al que cuanta más gente mayor hay, mayor probabilidad de que sea de los mejores de por allí, porque nadie sabrá más que ellos sobre buenos bares para almorzar, los del mantel de papel. Los que trabajan en el campo y no pueden ir al bar, les sobra con poner cuatro cajones de naranjas al revés en círculo y a almorzar también como reyes.

Hay pueblos donde es habitual pedir “l’arrancadora”, y se dice así porque se toma antes que nada, al llegar al bar, antes de sentarte, así, con el estomago vacío, una “cassalleta”. Pero esto ya es de nivel “esmorzador professional”. “L’arrancadora” suele ser más típica el fin de semana, pero también hay fieles a hacerlo todos los días.

El «Esmorzador Professional» auténtico, el de almorzar todos los días.

Para ser un buen “esmorzador professional” tienes dos opciones, o llevarte el bocadillo de casa, de “sobaquillo”, enrolladito en papel de plata o pedirlo en el bar. Hay que pedir uno entero, nada de medio y además cuantas más calorías tengan los ingredientes, más profesional. Los hay fieles a su bocadillo y piden lo mismo todos los días, y los hay que van probando variaciones: de longanizas, chorizo, “botifarró”, habas, patatas fritas, huevo frito, bacon, tortillas de mil ingredientes, carne de caballo con ajos tiernos que puede ser algo más light, hay que echarle imaginación. Al que no falla ningún día a la cita y siempre pide lo mismo, no le hace falta ni abrir la boca, nada más entrar por la puerta, el camarero le estará ya pidiendo su bocadillo a la cocina para que lo hagan cuanto antes. Para seguir siendo profesional y seguir sumando calorías, los ingredientes y/o el pan se tiene que untar como no de allioli, y si encima en ese bar lo hacen en el momento eso ya es el top, pero sino, si es de bote también será bueno pues lo normal es que sea de la marca Choví (voy a pedir comisión), marca valenciana y de casa. La otra opción es restregar tomate en el pan. No se puede untar de otra cosa, no vale ni ketchup, ni mayonesa, ni salsa barbacoa, mostaza ni nada parecido, o allioli o tomate restregado.

Ahora viene la bebida. El “esmorzador” de libro acompañará su bocadillo o bien de cerveza o bien de “vi i llimonà” (vino y gaseosa). Los que no son de libro, los light, pedirán cerveza sin alcohol, cola (a este no le hago publicidad), incluso agua, ¿agua??? si, los hay, pero como hemos dicho, estos no son profesionales, pedir agua con un buen almuerzo, es como ir al restaurante de comida rápida de turno y pedir una ensalada y una cola light. A ver, que si no puedes beber alcohol, lo entendemos por supuesto (no te nos eches encima). Pero nosotros, que somos ocasionales, lo hacemos bien, bocadillo de infinitas calorías y la bebida pertinente, lo de la cassalla lo dejamos para el casal. Aunque si el grupito se anima a pedir licor de arroz que está tan de moda, no diremos que no tan rápido, con canela por favor.

No podía faltar lo que llamamos “la part”, que es lo que solamente pagarás si te llevas el bocadillo de casa, parte importante del almuerzo. Depende del bar que vayas te servirán una cosa u otra, pero yo voy a nombrar y espero no dejarme nada, todo lo que debe llevar: la ensalada valenciana que también varia de un bar a otro pero básicamente lleva lechuga, tomate a poder ser valenciano, y cebolla. Perdonadme si me equivoco, pero creo que todas coinciden al menos en esos tres ingredientes, incluso en algunos sitios te ponen tomate y cebolla o solo cebolla, con mucho aceite y vinagre, pero también puedes encontrar zanahoria rallada y huevo duro por ejemplo. No puede faltar “cacau del collaret”, el cacahuete que lleva la cáscara, elemento estrella del buen almuerzo. Otro elemento es un plato que lleve aceitunas, también hay variaciones pues te lo puedes encontrar con solo aceitunas y en otros añaden también pepinillos, cebollitas, “pimentó en samorra” (muuuy valenciano y muuuy bueno), trocitos de zanahoria y/o pimiento y alguna cosa más también con mucho vinagre. Luego tenemos los altramuces “tramussos”, ese elemento que al principio parece que nadie quiera comer pero que cuando te quieres dar cuenta ya se han acabado.

Ahora viene el café. El profesional a la hora de elegir bar para almorzar, buscará uno donde hagan el perfecto “cremaet”, también llamado carajillo, su elaboración es todo un rito. Sus ingredientes son: licor quemado, normalmente ron, con dos granos de café, canela, azúcar, un trocito de piel de limón, un café corto y un poco de cariño al hacerlo. Después está el bombón, muy nuestro también, café con leche condensada (y no al revés), un cortado del tiempo, si, aunque haga frío también nos lo tomamos, café en un vaso con uno o dos hielos. También los hay que piden bombón o cortado con copa de Baileys y lo mezclan todo.

Los que no tienen que volver al trabajo o los que almuerzan como nosotros una veces a las mil y normalmente fin de semana, si nos venimos arriba acabamos el santo almuerzo con un remolque también llamado cubata, “tot per l’aire”. Esto es ya el summum.

Y si comes y bebes todo lo que he mencionado anteriormente, como decimos aquí, “pots anar a cagar a la vía”, en el literal sentido de la frase jajaja.

Bon profit!

Deja un comentario

Carrito de compra